REDACCIÓN

San Juan Evangelista.- Luego de haber sufrido la mordedura de una víbora llamada “sorda”, el jovencito Irineo Arellano Hernández de 16 años de edad y originario de la localidad de Chapoapan falleció al interior del hospital de Oluta a causa del veneno inyectado por el animal y tras la reacción tardía de los familiares para llevarlo al médico.

Los hechos se registraron la tarde del lunes cuando el menor se encontraba limpiando su parcela ubicada en el lugar de donde es originario, al sufrir el ataque del reptil, fue llevado a su domicilio donde mediante remedios caseros trataron de sanar al joven que después fue llevado a una clínica particular tras agravar su situación.

La mañana de este marte dejó de existir, a pesar de que le inyectaron un antídoto sin embargo el veneno ya había hecho efecto, muriendo el jovencito.

COMPARTIR