CARLOS GONZALEZ ALONSO, Jáltipan de Morelos, Ver.- La muerte de un anciano de setenta y siete años de edad mantiene en zozobra a sus familiares y amigos, pues agentes de la Policía Ministerial con sede en la ciudad de Acayucan están investigando la manera en la que el hombre murió, pues siempre se sentaba en el borde del pozo pero nunca se había caído, pese a hacerlo cuando más borracho andaba.

Fue la tarde del pasado sábado cuando se reportó la muerte del anciano Tomás Martínez Martínez de 77 años de edad, sito en su domicilio de la calle Murillo Vidal en la colonia López Arias de este municipio, siendo encontrado el cuerpo por uno de sus nietos cuando éste acudió al traspatio para sacar agua del pozo, con una profundidad de cinco metros, aproximadamente.

Lo extraño es que el anciano, de acuerdo a sus familiares, generalmente era adicto al alcohol y usaba el bordo del pozo para sentarse y nunca se había caído, por lo que autoridades investigan si cayó solo o le dieron “una manita”.

Mientras tanto, autoridades policiacas esperan el reporte del servicio médico forense y saber exactamente la manera en la que murió el ancianito.