Debido a la contingencia por el COVID-19, algunos restaurantes han tenido una importante baja de comensales en la ciudad de Boca del Río, reportando hasta un 80 por ciento de disminución en los últimos días.

El trabajador José de Jesús Medel Romero, reconoció que la situación actualmente es muy complicada debido a que la gente ha dejado de acudir a este tipo de establecimientos, donde comúnmente tienen mesas llenas y durante todo el día.

“La verdad sí nos ha pegado, nos ha pegado bastante porque nosotros dependemos de la propina no, de la clientela que venga, del turismo, y ahorita sí ha bajado un 30, un 50 por ciento, no más, como un 80 por ciento de las personas que nos visitan realmente son clientes”.

Añadió, “sí nos está pegando duro, porque estamos a dos mesas por mesero, y pues así no sale porque te vuelvo a repetir, dependemos de la propina no, y el cliente, del turismo, y así pues no hay gente”.

Afortunadamente señala que por ahora no hay aviso de que se vaya a cerrar el lugar donde labora, o que se dé algún recorte de personal, sin embargo, la incertidumbre se mantiene debido a que todavía faltan varias semanas de contingencia.

COMPARTIR