“El Grande”, quien fuera lugarteniente del Cártel de los Beltrán Leyva, fue liberado en EU en diciembre; desde entonces se desconoce su paradero

Sergio Enrique Villarreal Barragán, alias “El Grande” o “El Come Niños”, presunto lugarteniente de los Beltrán Leyva, se encuentra libre desde el pasado diciembre, pues pese a su sanguinario historial alcanzó un acuerdo tras colaborar con el gobierno estadounidense.

“El Grande” había sido detenido el 12 de septiembre de 2010 en un exclusivo fraccionamiento de Puebla. Era considerado el segudo al mando en la estructura del Cártel de los Beltrán Leyva, liderado por Héctor Beltrán, alias “El H”.

Según informes de medios nacionales, el propio Sergio Villareal admitió haber secuestrado, torturado y desmembrado a al menos 90 personas por orden de su jefe, Arturo Beltrán Leyva.

Lo apodaban “El Grande” por su inusitada estatura de 1.98 metros y su peso de 115 kilogramos, lo que le daba una fisonomía robusta y alta. Inició su trayectoria en las filas de la Policía Ministerial de Coahuila a los 20 años de edad.

En 1993, se sumó a la Policía Judicial Federal, donde le fue asignado el municipio de Torreón, en Coahuila. Allí, comenzó a coludirse con integrantes del Cártel de Juárez, especialmente el despiadado Arturo Hernández, alias “El Chaky”, señaló el periodista Héctor de Mauleón.

La periodista Anabel Hernández, que logró acceder a las declaraciones de “El Grande”, asegura que Villarreal confesó que Genaro García Luna y su ‘compadre’ Luis Cárdenas Palomino, colaboraban con el Cártel de Sinaloa y los Beltrán Leyva cuando ambos integraban la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), durante la administración de Felipe Calderón.

Actualmente se desconoce el paradero exacto de “El Grande”, aunque el periodista Héctor de Mauleón asegura que fue visto por última vez en Houston, Texas.

COMPARTIR