Por la disputa del amor de un gay, Jesús Antonio “N” mató a su tío a martillazos en el interior de su domicilio, luego lo envolvió en una sábana y dejó su cadáver en medio de la calle Límbano Blandín, de la colonia Gaviotas Norte.

A cinco días de haber ocurrido este crimen entre parientes, la Fiscalía General del Estado (FGE) no descarta que tío y sobrino se dedicaban al narcomenudeo, sin embargo a Jesús Antonio “N” se le detuvo por el delito de homicidio, y fue remitido al Centro de Reinserción Social del Estado (CRESET), donde está a disposición de un juez de control.

El día de los hechos, 14 de septiembre, los parientes tuvieron una fuerte discusión en el domicilio del ahora occiso en la calle Luis Jaidar número 309, donde el ahora detenido sometió a su pariente, y tras golpearlo lo remató con un martillo en la cabeza.

Las heridas que le causó el agresor a su tío fueron mortales. Tras convertirse en criminal Jesús Antonio “N” ideó cómo deshacerse del cadáver, y minutos después para aparentar una narcoejecución buscó una sábana, envolvió el cuerpo y luego lo amarró.

Luego cargó con el cadáver y lo dejó enmedio de la calle Límbano Blandín, de la colonia Gaviotas Norte y se marchó. En su declaración manifiesta que mató a su tío porque le estaba quitando el amor de un homosexual que radica por la zona.

Fue así que con las evidencias que se recogieron en la vía pública y en el lugar en donde fue asesinado el sujeto, los agentes de la FGE pudieron atrapar a Jesús Antonio.

COMPARTIR