Carlos GONZÁLEZ ALONSO / San Juan Evangelista, Ver.- Sonó la metralla de nuevo en la cabecera municipal y un hombre salvó la vida de puro milagro, esto luego de que un solitario sujeto le disparara en diversas ocasiones pero sin puntería; el fallido sicario huyó a bordo de una motocicleta y el agraviado fue resguardado más tarde por policías locales.

El fallido intento de asesinato ocurrió la tarde de este domingo en un domicilio ubicado sobre la calle Benito Juárez del Centro de esta población, donde se encontraba conviviendo el comerciante Lázaro Molina, acompañado del dueño de la vivienda; ambos se dijo platicaban cosas del pueblo.

En esas estaban cuando un sujeto descendió de una motocicleta y tras gritarle a Molina, comenzó a dispararle, pero el agredido corrió agazapado hacia el interior de la vivienda sin ser alcanzado por las balas asesinas.

Al punto acudieron elementos policiales del pueblo y más tarde personal de Servicios Periciales y de la Policía Ministerial de la ciudad de Acayucan para tomar conocimiento, levantando al menos cinco casquillos percutidos de arma calibre nueve milímetros.

El comerciante aceptó no tener problemas con nadie, por lo que indicó presentará la denuncia penal correspondiente.

 

COMPARTIR