CANCÚN.

Luego de que el pasado fin de semana un niño de 13 años de edad perdió la vida tras un accidente en las instalaciones del parque temático Xenses, ayer por la tarde fue clausurado.

Elementos de Protección Civil del ayuntamiento de Solidaridad llegaron a las instalaciones del parque donde procedieron a colocar los sellos de clausura, que permanecerán ahí hasta que concluyan las investigaciones del caso.

Trascendió que, originalmente, las autoridades cerrarían el parque por completo; sin embargo, tras dialogar con personal del lugar, se procedió únicamente a cerrar el acceso a esa atracción en particular llamada Riolajante, con el argumento de que el error humano que provocó el accidente que privó de la vida al menor se cometió específicamente ahí.

El menor de edad de nombre Leo y su familia viajaron de Durango a Quintana Roo para celebrar que habían superado la enfermedad de covid-19 y deseaban disfrutar de días de esparcimiento en los parques de Xcaret.

El padre del niño, el doctor Miguel Ángel Luna Calvo, relató que tanto él como su hijo fueron “succionados” por el limpiador de basura de medio metro de diámetro que los llevó a una caverna; la fuerza de la succión provocó el desprendimiento de una de las piernas del niño y aun con su experiencia y pericia no logró salvarlo, pues ni el parque ni la ambulancia que llegó contaba con lo mínimo indispensable para ello.

Yo saqué a mi hijo; llegaron los paramédicos sin nada, le di respiración de boca a boca, masaje en su pecho, lo llevaron en una ambulancia a un hospital lejano y limitado, sin especialistas; les pedí llevarlo a otro lado, quería trasladarlo a la Ciudad de México, pero el hospital no me dio el visto bueno para trasladarlo, sentí que no querían dejarlo salir de Quintana Roo”.

Aseveró que, desde octubre pasado, según médicos donde atendieron a su hijo, ese orificio en el parque estaba abierto y ya había habido más accidentes, pero no fatales.

Aseguró que recuperar el cuerpo de su hijo fue otra experiencia dramática pues en primera instancia, alguien pagó la cuenta del hospital sin previo aviso y para recibir el cuerpo tuvo que firmar un documento en el que otorgaba el perdón a favor del parque Xenses.

No me querían dar el cuerpo de mi hijo, literalmente me hinqué de rodillas frente la abogada África, que estaba en la Fiscalía, pero me dijeron que primero tenía que darle el perdón al parque para que me entregaran a mi hijo; lo firmé, pero le pedí que me diera la oportunidad de dar la relatoría de los hechos. Avisaron 4 horas después de la muerte a la Fiscalía. Me amenazaron con tener el cuerpo de mi hijo 10 días ahí”.

Agregó que pasó más de seis horas en la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo, en espera del cuerpo de su hijo, y que pudo saber que el expediente del caso indica ahogamiento, como si la responsabilidad hubiera recaído del lado del niño o de su familia y no en el propio parque.

 

QUE NO OCURRA DE NUEVO

 

El doctor Luna ha declarado que no busca dinero, sino que el parque haga lo necesario para que esto no vuelva a suceder y no se pierda otra vida.  “Si no se alza la voz, sigue pasando; por eso en México estamos así. Hay que hacer algo. Puede ser que mucha gente, por falta de información o muchas cosas no diga nada, pero nosotros no, queremos llegar hasta las últimas consecuencias y que el parque tenga las medidas adecuadas para que no se muera nadie”, expresó.

Grupo Xcaret publicó un comunicado de prensa en el que el parque Xenses lamenta el deceso del niño, expresa sus condolencias, y reconoce que un error humano ocasionó la falla que provocó el accidente. Asegura que se han atendido las necesidades de la familia y que en conjunto con su departamento de Ingeniería y Mantenimiento Avanzado ya analiza alternativas para que esto nunca vuelva a suceder.

Óscar Montes de Oca, fiscal de Quintana Roo, dijo que no se podía entregar el cuerpo porque el padre de Leonardo no quiso que se le hiciera la necropsia al menor y por eso se le condicionó que le diera el perdón al parque.

DEMANDAN QUE HAYA JUSTICIA

 

Justicia para Leo es la petición que se demanda a través de la plataforma change.org para el menor fallecido Leo Luna, originario de Durango, quien falleciera en días pasados en Cancún, Quintana Roo.

En sus redes sociales el médico cardiólogo publicó: “Estimados amigos, tuve una tragedia en el parque Xenses el día 27 de marzo, mi hijo de 13 años murió, hay irregularidades en la investigación, me pueden ayudar. Soy cardiólogo, no vacunado, tuvimos covid toda mi familia.”

-Alma Gudiño

COMPARTIR