Dra. Denisse de los Angeles Uribe Obregón / Magistrada del H.Tribunal Superior de Justicia.-

 

A pocas horas de terminar el año es inevitable no hacer un recuento de todos los acontecimientos que vivimos durante dos mil diecinueve, muchos de ellos alegres, algunos otros no tanto, sin embargo, recordando que todo lo que ocurrió durante este periodo que está por terminar, es lo que nos tiene hoy aquí, a punto de empezar un año nuevo y con él, un nuevo ciclo.

Es un buen momento para evaluar nuestras acciones y el nivel de progreso de las metas que nos propusimos alcanzar al iniciar el año, pero también para reflexionar sobre aquello que no nos ha permitido conseguir nuestros objetivos y enfocar nuestras energías en hacer posible todo aquello que nos hemos propuesto lograr.

No permitamos que nuestros propósitos de año nuevo, se queden únicamente en deseos, hagamos que se vuelvan metas cumplidas; para lograrlo es necesario elaborar un plan progresivo, pues los grandes objetivos son logrados a través de pequeñas metas cumplidas, constancia y mucha perseverancia, pero sobre todo es necesario creer en nosotros mismos, en nuestras capacidades y habilidades. 

Además de enforcarnos en cumplir objetivos propios que nos permitan crecer personal y profesionalmente, debemos pensar en los demás, proponernos ayudar a las personas que nos rodean, ser más generosos, más solidarios y más empáticos con las causas sociales.

 Estas acciones contribuyen a construir un estado y un país fuerte; más allá de las diferencias ideológicas y políticas que separan a unos de otros, a todos nos une el amor por nuestra patria, hacer que le vaya bien a México, debe ser uno de nuestros principales propósitos.

Preparémonos para enfrentar los desafíos que traerá consigo este nuevo año, convirtiendo los retos en oportunidades y aprovechando cada día para crecer y también para creer, siendo más optimistas, pero también más emprendedores.

De todo corazón deseo a todos los lectores, lo mejor en este año que está por comenzar, que los éxitos y bendiciones inunden su hogar y que todos sus propósitos se vean materializados en este dos mil veinte. 

COMPARTIR