Por: Marco FONROUGE MATHEY / Acayucan.- La vida y el futbol me ha permitido en alguna época, poder darme cuenta de lo complicado que es para un deportista su etapa de formación, en este caso dentro del futbol que a su vez, es el deporte que mayormente se practica en México; no es caro y basta una redonda y un pequeño espacio de hasta 5 por 5 para poder patear un balón.

Recuerdo en la secundaria, aquellas tardes en el patio de la Técnica número 1 en Veracruz cuando la maestra Carlota –la prefecta- o “El Perro”, dígase con mucho respeto pues no recuerdo su nombre, nos recogían el balón que solíamos llevar en la mochila, siempre los del “C” jugando futbol, armábamos una redonda con hojas de papel y bolsas que desechaban de la cafetería, era fácil jugar, era muy creativo poder armar –de la nada- una pelota y poder llevar la práctica de éste que era nuestro deporte favorito; seguramente cada uno de ustedes que leen estas líneas tendrán la oportunidad de recordar sus propias experiencias, sería un gusto saber de ellas.

En la cuadra, en el barrio, de las colonias comúnmente surgen siempre figuras y siempre por lo regular sale a relucir el comentario de quien podría o no tener nivel para jugar en Primera División, y cuando nos enteramos que se convirtió en una de estas historias frustradas de un futbolista que pudo llegar al éxito y no lo logró vienen los señalamientos: “Era indisciplinado, no le ponía ganas al entrenamiento, se desvelaba mucho”, pero siempre cuestionando al joven que dejó todo por cumplir un sueño del cual al final, solo se llevó experiencias, pero, ¿Qué hay de las oportunidades?

El futbol llamado profesional en México se compone de 271 equipos o al menos así será a partir de la próxima temporada, considerando a la Liga MX con 18 clubes y dentro de sus posibilidades de llegar a 20, la suma total estaría ascendiendo a 271 instituciones en todas sus divisiones. La Liga MX con 20, la Liga de Desarrollo con 20, la Segunda División Premier con 30, la Segunda División Nuevos Talentos con 14, la Tercera División con 187 equipos; el futbol desplazado prácticamente en todos los Estados del País.

En total son 5 divisiones, la llamada Tercera vendría siendo una Quinta División, la de Nuevos Talentos la Cuarta División y la que realmente es la Tercera División es la Segunda División Premier, la Liga de Desarrollo sería una Segunda División sin ascenso y nuestra Primera División la Liga MX; las categorías, desde la Segunda Premier hasta la Tercera, son las de formación de los futbolistas aunque ahora con la Liga de Desarrollo se teme que pasen a segundo término simplemente porque además –insisto-, de la Liga de Desarrollo, los clubes cuentan con sus filiales Sub 20 y Sub 17.

Excluyendo a los 20 equipos de la Liga MX, y sumando a las filiales Sub 20 y Sub 17, en México existen un total de 291 clubes en categorías de formación, desde sus inicios hasta su desarrollo profesional, si consideramos que cada club registra aproximadamente 25 jugadores, existen en México un total aproximado de 7 mil 275 jugadores de futbol desde los 14 o 15 años hasta los 23 o 24 que buscan algún día debutar en la Liga MX.

¿Hasta dónde puede llegar la carrera trunca de un futbolista? o ¿En qué momento se puede considerar exitosa? En la Quinta División, es decir, la mal nombrada Tercera División Profesional, el futbolista recibe sus primera experiencias dentro del futbol formal, con pretemporada, entrenamientos por lo general todos los días, concentraciones, viajes, sin sueldo, algunos costeando su estadía.

Oscilando entre los 15 y los 20 años, el joven a esa edad se encuentra en etapa de madurez de sus estudios académicos, entre la preparatoria y la universidad y deben sacrificar horas con la familia, convivencia con los amigos, algunos sus carreras educativas, y sin mencionar el hecho de vivir lejos de casa, mal comer y mal dormir ya que en Tercera División se le llama casa club a un cuadro con baños, ventiladores, colchonetas en lugar de camas o simplemente dormir en el suelo, es decir, no tienen las condiciones óptimas con las que debería de contar un atleta de alto rendimiento, y aunque esto pudiera no darse en todos los casos de los equipos de la Tercera División, sí en casi la mayoría de ellos.

¿A dónde queremos llegar con todo esto?, el cuestionamiento no debe ser solo para el joven que sacrifica todo y que por lo regular no se lleva nada, pese a que sea el crack del barrio, en el llano, la estrella de la canchita, lamentablemente en México no basta el talento. Separamos hace un momento a los equipos de la Liga MX para concluir con cifras nuestra entrega de hoy.

En el futbol de Primera División en nuestro país, en los años 80´s solamente se permitía 5 extranjeros por club, hoy es el doble de esos futbolistas no formados en México, para el Clausura 2020 la Liga MX indica un registro de 508 jugadores sin embargo es menos la cifra de los que tienen participación, al menos en lo que respecta a los jóvenes de 20 años únicamente 8 tienen regularidad. De esos 508, por lo menos 185 son no nacidos en México, excluyendo a las Chivas que juega con puro mexicano, en el resto el promedio es de más de 10 futbolistas de origen extranjero por club, y 300 jugadores nacionales consolidados que cada semana buscan ganarse un lugar en el 11 inicial, donde, si nos vamos a los porcentajes, disminuye aún más la participación de mexicanos.

O sea, que al año, cada 7 mil 125 jugadores en procesos de formación en diversas divisiones, buscarán –los más desarrollados-, un lugar entre poquito más de 300 para estar en Liga MX y de ahí, tratar de ocupar los reducidos espacios para el futbolista nacional en cada once de inicio o de los 18 en una convocatoria y ahí es donde volvemos al comienzo. ¿Por qué  un joven con talento no triunfa en el futbol? ¿Indisciplina o falta de oportunidades?

COMPARTIR