CIUDAD DE MÉXICO.- Al encabezar la tradicional misa dominical en la Basílica de Guadalupe, el obispo Armando Álvarez señaló que ante la violencia, corrupción e impunidad es necesario no bajar las manos ni caer en desánimos al predicar el Evangelio.

 

En ausencia del cardenal Carlos Aguiar Retes, en el marco del Domingo Mundial de las Misiones, Álvarez Cano hizo un llamado a los fieles católicos a convertirse en verdaderos misioneros de Dios llevando paz, amor y reconciliación a la sociedad mexicana.

Por otra parte, para la Arquidiócesis Primada de México el que se analice el aval para tener sacerdotes casados para zonas remotas con población indígena, se trata de una propuesta que responde a la realidad de dicha región.

Sin embargo, en el editorial del semanario católico Desde la Fe se expuso que, independientemente de que se apruebe, esto no significaría un cambio en la disciplina secular de la Iglesia latina de que todos los sacerdotes se deben comprometer a vivir.

Las normas eclesiales deben favorecer y no obstaculizar la atención espiritual y pastoral de las comunidades, especialmente de aquellas que están necesitadas de ministros ordenados que puedan predicar el Evangelio y presidir la Eucaristía. Por ello, el instrumento de trabajo del Sínodo Panamazónico propone discutir, como se ha hecho ya en otros momentos, la opción de ordenar hombres casados, bajo ciertas condiciones”, señaló el artículo.

COMPARTIR