Una mujer de 55 años de edad vendió todas sus pertenencias para poder pagar se funeral tras ser diagnosticada erróneamente con cáncer terminal de pulmón.

Julie Shann fue diagnosticada en enero del 2015 por su médico de cabecera con cáncer de pulmón en fase terminal, por lo que luego de recibir la noticia la mujer se preparó para su inminente muerte y vendió todas sus pertenencias de valor, incluidas varias reliquias familiares para poder pagar su funeral y este gasto no afectara a sus seres queridos.

No obstante, luego de un mes, los médicos detectaron que Julie Shann iba a vivir más de lo que le habían diagnosticado, cuando especialistas del hospital Hull Royal Infirmary de Kingston upon Hull, en Reino Unido, establecieron que nunca padeció cáncer, al constatar estudios realizados que demostraban que su médico de cabecera no estaba capacitado para diagnosticarle cáncer.

La mujer declaró en una entrevista que durante un mes la hicieron pensar que estaba muriendo y que tenía que planificar su propio funeral, lo cual reveló que fue absolutamente desgarrador.

Posteriormente, Julie Shann visitó a su médico de cabecera para cuestionarle sobre el error y exigirle una explicación, pero este no quiso ni hablar con ella y llamó a la Policía para que la sacaran de su consultorio.

VIAwww.xeu.com.mx
COMPARTIR