El Papa Francisco reafirmó el apego a celibato, salvo algunas excepciones, en respuesta a los comentarios de Benedicto XVI, quien exhortó a su sucesor a no ordenar sacerdotes a hombres casados.

El Vaticano aclaró que el pontífice apoya de manera firme el celibato de los sacerdotes, salvo casos excepcionales, ante un debate sobre la posibilidad de ordenar sacerdotes a hombres casados de cierta edad, conocidos como “viri probati”, en la Amazonia, un territorio que carece de sacerdotes.

Lo anterior, tras declaraciones del Papa Francisco realizadas en Panamá en 2019 en las que afirmó que a pesar de que el celibato dijo que es un don para la Iglesia, no estaba de acuerdo con que se permitiera como opción, salvo en los lugares más remotos donde hay una necesidad pastoral.

COMPARTIR