Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos informaron este martes que, a partir del 26 de enero, las personas que lleguen en avión a la Unión Americana tendrán que mostrar una prueba negativa de COVID-19, la cual debe hacerse con anterioridad de tres días a la fecha del vuelo.

Robert Redfield, director de los centros dijo: “Hacer pruebas no elimina todos los riesgos, pero, cuando se combina con cuarentena y precauciones diarias como usar cubrebocas y mantener distancia social, puede hacer los viajes más seguros”.

Estados Unidos acumuló al corte de este lunes 22 millones 589 mil 424 casos de COVID-19 y 375 mil 892 fallecimientos, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

 

Fuente: Milenio/Foto: Archivo/atf

COMPARTIR