El espíritu de Navidad se sintió en el pueblo de Cheremshán, Tartaristán, Rusia, ya que el 24 de diciembre hubo un milagro cuando una mujer cayó por accidente a una alcantarilla.

De acuerdo con ‘RT’ el milagro sucedió cuando una mujer de 31 años cayó en una alcantarilla abierta y encontró en su interior a un niño de diez años que se había reportado como desaparecido ese mismo día.El pequeño niño se había perdido una hora antes y por las temperaturas tan bajas corría el riesgo de morir congelado si no era rescatado de acuerdo con los médicos que los revisaron.

El menor se perdió a las 21:21, tras lo cual empezó una búsqueda con la participación de 120 voluntarios. Los padres del menos estaban muy asustados porque no encontraban a su hijo y comenzaron a pensar lo peor,pero jamás imaginaron que los iban a encontrar adentro de una alcantarilla.

Aproximadamente una hora después, la voluntaria Gúliya Yarúllina, directora del departamento de Protección Civil local, halló al niño desaparecido en circunstancias poco usuales, pues como ya estaba muy oscuro no se fijo que la alcantarilla estaba abierta y cayó. La alcantarilla mide tres metros por lo que fue imposible para el niños salir de ahí.

Gúliya encontró al niño dormido tendido sobre un trineo de plástico.El niño confesó que estuvo un buen rato gritando y pidiendo ayuda pero nadie lo escuchaba. De acuerdo con el medio ya citado el niño fue tratado de hipotermia en el hospital local. La mujer también fue hospitalizada por una lesión en la columna vertebral.

VIAnoreste.net
COMPARTIR