Paciente que enfrentan al COVID-19 también luchan contra un fenómeno denominado delirio hospitalario, que en un principio sólo se había observado anteriormente sobre todo en un subconjunto de pacientes de COVID-19 de edad avanzada.

Un caso fue el de Kim Victory, de 31 años de edad, quien ha estado luchando con consecuencias emocionales y psicológicas desde su hospitalización tras contagiarse de COVID-19, en Franklin, Tennessee.

Kim Victory enfrentó severos delirios que la mantenían paralizada en la cama debido a que creía que la estaban quemando viva, así como otras visiones dantescas que la asediaron durante su hospitalización hace unas semanas debido a una insuficiencia respiratoria grave ocasionada por el coronavirus.

Reveló que se impresionaba tanto que una noche se arrancó el tubo del respirador mecánico y en otra ocasión, se cayó de una silla y terminó en el suelo de la unidad de terapia intensiva.

De manera alarmante, muchos pacientes con COVID-19 están reportando experiencias similares, informó E. Wesley Ely, director del Centro de Enfermedades Críticas, Disfunción Cerebral y Supervivencia de la Universidad de Vanderbilt y del Hospital de la Administración de Veteranos de Nashville, quien con un equipo de especialistas desarrolla lineamientos para que los hospitales reduzcan al mínimo el delirio.

Agregó que esta condición está afectando a los pacientes de COVID-19 de todas las edades sin ningún daño cognitivo previo, mientras que informes de hospitales e investigadores sugieren que entre dos tercios y tres cuartos de los pacientes con el virus en las unidades de terapia intensiva han presentado varios tipos de delirios como hiperactivo, alucinaciones paranoicas, agitación, delirio hipoactivo, visiones internalizadas y confusión.

Fuente y foto: Infobae/doh

COMPARTIR