Durante la protesta en la primera noche del toque de queda en Holanda, jóvenes prendieron fuego a un centro de pruebas de COVID-19 y lanzaron material pirotécnico a la policía en un pueblo pesquero holandés.

Videos difundidos sobre los hechos en el poblado de Urk, a 80 kilómetros al nordeste de Ámsterdam, mostraban a jóvenes allanando el puesto para hacer pruebas cerca del puerto local antes de que ardiera el sábado por la noche.

Ante ello, la policía y el gobierno municipal emitieron un comunicado el domingo en el que expresaron su indignación por los disturbios, que incluyeron “desde lanzar petardos y piedras a destruir autos policiales, con el incendio del punto de pruebas como incidente más grave”.

“Esto es inaceptable, pero también es una bofetada en el rostro, especialmente para el personal local de salud, que hace todo lo que puede en el centro de pruebas para ayudar a la gente de Urk”, señalaron las autoridades locales, quienes añadieron que el toque de queda se vigilaría de manera estricta el resto de la semana.

 

Fuente:Milenio/Foto:Twitter/JAC

Tags: coronavirus
COMPARTIR