El próximo mes de octubre va a ser más duro y en noviembre se verá una mortalidad más elevada en Europa por el COVID-19, advirtió Hans Kluge, director para la región de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Manifestó lo anterior ante el incremento de rebrotes de COVID-19 en todo el mundo, en donde se buscan implementar fuertes medidas para contenerlo.

Advirtió que el hallazgo de una vacuna contra el COVID-19 no pondrá fin a la pandemia y subrayó que ni siquiera se sabe si va a ser eficaz para todos.

COMPARTIR