El chofer de transporte público Mario Núñez, de 71 años de edad, conduce 12 horas diarias con su esposa, Fresia Farías, que padece alzheimer.

Trabaja ese largo jornal, en Coquimbo, Chile, para poder pagar los medicamentos de su mujer, quien afirma “siempre será su compañera”, pues dice que lo que recibe como pensión no le alcanza.

Relata que la avanzada enfermedad de su esposa complica todo, pero eso no es impedimento para continuar a su lado: “No tengo con quién dejarla; aunque ella no sepa de mí, y haya ocasiones en las que no me recuerde, siempre será mi compañera”.

Continúa: “Haga frío o calor, o como sea que esté el clima, tengo que levantarla. A mí me da pena hacerlo, porque la veo durmiendo y no quisiera. Le pongo su ropa, le lavo los dientes, tengo que llevarla al baño y limpiarla cuando hace sus necesidades porque ella no es autónoma para hacerse sus cosas”.

Destaca que a su esposa le gusta que “le tome su mano y que la saque a pasear; todo ser humano nace de una mujer, por lo que a ellas debemos respetarlas y cuidarlas”.

Cabe señalar que esta historia se hizo viral en redes gracias a varias fotografías que una mujer publicó en las que aparece el chofer conduciendo con su esposa dormida cerca.

Posteriormente, la Fundación Las Rosas informó que acogerá a Fresia, quien confirmó que sufre avanzado Alzheimer.

“Yo la he cuidado solo, pero se me ha hecho muy pesada la situación, esto me tiene realmente estresado y no doy más (…) hay veces que me dan ganas de autoeliminarnos”.

Afortunadamente. tras darse a conocer la historia, el teléfono de Mario no ha dejado de sonar,  las personas lo llaman para proporcionarle apoyo, y la Fundación Las Rosas le ofreció acoger a Fresia.

 

Fuente: 24Horas/Facebook/doh/Foto: Twitter

Tags: alzheimer, transporte público, conductor, Coquimbo, Chile, XEU
VIAwww.xeu.com.mx
COMPARTIR