Carolina del Norte.- El cansancio por trabajar 13 horas diarias terminó venciendo aCarmine de 20 años. El joven, quien estaba al cuidado de su pequeño hijo de dos meses, se quedó dormido con su bebé sobre su pecho, cuando despertó el menor estaba en el suelo.

El lamentable hecho sucedió el 26 de noviembre del 2017 cuando Carmine pidió permiso en la construcción donde laboraba para poder pasar un día con su familia, y poner los adornos de Navidad, pero el cansancio se apoderó de él y se durmió. Sin que, Carmine se diera cuenta, el niño resbaló y quedó atrapado entre el brazo del adulto y el sillón. Esta posición sofocó al pequeño y acabó provocando la muerte.

La madre del pequeño Lucas, Hayley, contó al portal Metro que aprovechó la oportunidad de que su pareja estuviera en casa y por un momento cerró los ojos. Al despertarse se percató que Lucas no estaba en su cuna. Ante la desesperación de no encontrarlo en su dormitorio, Hayley despertó a Carmine. Tras una búsqueda se dieron cuenta que el cuerpo del niño estaba en el sofá. Inmediatamente intentaron reanimarlo pero cuando lo trasladaron al hospital los médicos confirmaron su deceso.

“No hay manera de vivir con algo como esto y las imágenes de realizarle la RCP me perseguirán para siempre. Por ello, ahora se centro en intentar superar el dolor y aprender a vivir con ello”, declaró, Carmine.

Tras la muerte del pequeño Lucas, Hayley y Carmine decidieron separarse.

“Todavía estoy pasando por el proceso de duelo y cada día es peor. Me siento culpable porque creo que si no se hubiera quedado dormida aquel día, ahora mismo mi hijo seguiría vivo”, declaró  Hayley a metro.

Hayley y Carmine están consientes de los peligros de quedarse dormidos con un bebé, por ello pretenden que nadie más pase por esta tragedia y el trauma que están experimentando.