Para los estudiantes, las acusaciones de abuso sexual y corrupción de menores no son temas que se pueden dejar pasar por alto

El director, productor y guionista francopolaco Roman Polanski, quien ha sido reconocido con el Oscar, Globo de Oro y BAFTA, canceló su conferencia de este sábado en la escuela de cine de Lodz tras el rechazo de los estudiantes.

Polanski se encuentra en Polonia, donde presenta su más reciente filme J’Accuse (El oficial y el espía). Hace unos días el Cinergia European Cinema Forum le otorgó un premio especial.

Para este día el cineasta tenía programada una conferencia en la que es su alma mater, donde se graduó en 1959 y recibió, años después, un doctorado honorario.

Por lo anterior, el rector de la escuela, Mariusz Grzegorzek, no dudó en defender la invitación y le recordó a los estudiantes que Polanski es el graduado más destacado de ahí.

Sus logros y el papel de la escuela de cine en Lodz en la configuración de su trayectoria artística, enfatizada constante y repetidamente por el director, se han convertido en una piedra angular de nuestra posición en el ámbito internacional. Le debemos una gran deuda de gratitud”.

Sin embargo, para los estudiantes, las acusaciones de abuso sexual y corrupción de menores no son temas que se pueden dejar pasar por alto, motivo por el cual comenzaron en redes una petición en contra de su aparición.

“Al igual que cualquier otra institución educativa, nuestra escuela de cine debería ser el lugar donde se condena la violencia sexual”, señala dicha petición, a la que se le sumaron comentarios de que no permitirían por nada del mundo que el realizador ingresara al edificio.

De acuerdo con Variety, un pequeño grupo de jóvenes manifestantes levantó pancartas con las frases “Violador, no una estrella”. La respuesta del rector Grzegorzek fue que a ellos no les correspondía emitir veredictos y consideró como inapropiadas las acciones de cerrarle la puerta a su alma mater. Al final, fue el propio Polanski quien decidió cancelar la visita.

El director de filmes como El pianista y Chinatown fue acusado en la década de los 70 de abuso sexual por Samantha Greimer, quien reveló que cuando tenía 13 años el director la engañó para tomarle fotografías explícitas, la hizo ingerir alcohol y tranquilizantes para finalmente violarla. El polaco se declaró culpable de corrupción de menores y huyó de Estados Unidos; hasta el día de hoy evita estar en naciones en las que pueda ser extraditado.

Desde aquella primera acusación, ha enfrentado nuevas, la última, denunciada a principios de noviembre por parte de la actriz y modelo francesa Valentine Monnier, quien declaró que el director la ultrajó cuando ella tenía 18 años y sufrió violencia extrema.

COMPARTIR