El parque natural Shallotte River Swamp, en Carolina del Norte, difundió las imágenes de cómo sobrevivieron los caimanes que estaban congelados en el hielo.

Según explicaron, los reptiles sobreviven a las bajas temperaturas al disminuir su actividad y entrar en estado de brumación, un proceso biológico que ralentiza su metabolismo.

“Aquí es donde el metabolismo de un reptil se ralentiza dramáticamente y entra en un estado de letargo”, indicaron.

Además, los caimanes logran sobrevivir al mantener sus narices por encima de la superficie del agua congelada.