Fue descubierta y diagnosticada por primera vez en un dinosaurio,  una forma agresiva de cáncer óseo, según revela un estudio publicado en la revista científica británica The Lancet Oncology.

El cáncer fue localizado en la fíbula de un Centrosaurus apertus, un dinosaurio que vivió hace 77 millones de años y descubierto en 1989 en el parque Provincial del Dinosaurio de Alberta.

Cabe mencionar que hasta entonces, se pensaba que dicho dinosaurio había sufrido una fractura en la fíbula (peroné), pero un análisis exhaustivo realizado por paleontólogos y patólogos concluyó que el dinosaurio tenía cáncer en ese hueso de la pata.

“El diagnóstico de un cáncer agresivo en dinosaurios ha sido (hasta ahora) vago y para ello se requiere de expertos médicos y múltiples niveles de análisis para identificarlo”, agregó Mark Crowhter, profesor de Patología y Medicina Molecular de la Universidad McMaster.

 

COMPARTIR